Francisco Araiza (1950)

Abandonó su carrera universitaria para dedicarse exclusivamente a cultivar su magnífica voz de tenor como discípulo de Irma González en el Conservatorio Nacional de México. Debutó en el Palacio de Bellas Artes en el papel de Jaquino del Fidelio de Beethoven, y en 1974 se trasladó a Europa para perfeccionarse en la Musikhochschule de Munich con Erik Werba y Richard Holm, dedicándose especialmente al repertorio mozartiano. Obtuvo grandes éxitos con Così fan tutte en el Festival de Aix-en-Provence de 1977 y en el de Salzburgo de 1982. Se distinguió también en el papel de Tamino de La flauta mágica y en el de Belmonte de El rapto en el Serrallo, que fue su carta de presentación en la Metropolitan Opera House de Nueva York en 1982. Sin abandonar este repertorio, lo amplió progresivamente a partir de 1983 y en la actualidad se lo considera también un destacado liederista por sus importantes grabaciones de temas de Schubert.

 

Discografía