Der Ring des Nibelungen (Wagner). Kirov Opera. Metropolitan Opera House, Julio 2007 (Segundo Ciclo)

por Luis Angel Catoni

 

Concepto de la produccion - Valery GERGIEV y George TSYPIN

Director musical - Valery Gergiev
Decorados - George Tsypin
Vestuario - Tatiana Noginova
Diseño de luces - Gleb Filshtinsky

Despues de 40 años como operofilo he tenido mi primera oportunidad de ver mi primer Anillo Wagneriano en un ciclo integrado. Por supuesto que he visto por separado cada una de las operas, la mayoria bastantes veces, pero nunca habia experimentado en vivo las cuatro obras presentadas sucesivamente y bajo un concepto de produccion en un margen de pocos dias. Esta vez la idea se presento tal como la ideo Wagner, en cuatro dias consecutivos, algo que ni siquiera en Bayreuth se hace. Uno se imaginaba el efecto de tal maraton en los artistas (habia otro ciclo presentado en dos fines de semana consecutivos, justo antes y despues del que ahora comentamos). Los solistas cambiaban, pero tanto la orquesta como Valery Gergiev, el director y supervisor artistico total del ciclo ejecutaran en nueve dias dos funciones de cuatro de las mas dificiles y no ciertamente cortas obras del repertorio operistico. Debe confesar que mi gran ilusion era ver el Anillo como tal, pero no tenia grandes esperanzas ni en los solistas ni en la produccion. Tras haber visto las cuatro obras debo decir que el nivel fue mucho mas alto de lo que esperaba.

En las primeras dos obras mi mayor decepcion fue la direccion de Gergiev. Tras un par de fallos a cargo de las trompas en los primeros compases de Das Rheingold (las trompas tuvieron varios, aunque no demasiados, fallos a lo largo del ciclo) la orquesta ofrecio en general lecturas muy pulidas de las cuatro obras. La cuerda carece de la densidad y calidez de las orquestas alemanas o la del propio Met y a ratos palidecio en los tuttis orquestales. Apenas se les oyo al final de Die Walkure durante el Fuego Magico, por ejemplo. Gergiev empezo el ciclo de una manera un tanto intimista, sin permitir grandes explosiones sonoras o emocionales. Esto en un teatro del tamaño del Met hizo que su direccion diera la impresion de monocroma y carente de brillo. Las cosas, sin embargo, cambiaron en el segundo acto de Die Walkure y a partir de ahi su lectura se lleno de vida y espiritu. Recibio merecidas ovaciones a lo largo de las cuatro veladas.

A Gergiev tambien se atribuia la direccion y supervision artistica del ciclo. Parece que en el Marinsky aun viven en la mas recia tradicion donde la responsabilidad total del espectaculo operistico cae sobre el director musical. Que les dure!! Nos podrian enseñar a los occidentales otra vez como se hace? Puede dar la impresion de dictadura artistica, pero seria una manera de devolver la autoridad a la musica sobre todas esas innovaciones muchisimas veces carentes de logica y sentido, a ratos idioticas y otras insultantes que los directores de teatro han traido al mundo operistico. No es que me entusiasmara la produccion ni nada parecido (de hecho si bastante satisfecho al final de Das Rheingold al final de Der Gotterdamerung estaba odiandola) pero fue un regreso a la tradicion de la opera de acentuar lo que es importante, la musica y el canto.

Sobre la produccion. La ultima responsabilidad, como se ha dicho, parece recaer en el propio Gergiev, autor, junto a George Tsypin, del concepto e idea general. Tsypin tuvo a su cargo el diseño de los decorados por lo que no habia un director de escena como tal. Como ya dije, el regreso a la tradicion. El diseño era muy esquematico y se basaba mucho en el vestuario y el intendo trabajo de bailarines y figurantes. Al final de Rheingold me habia gustado, exceptuando unas gigantescas estructuras combinacion de marionetas, momias y GI Joes que colgaban del techo. Bueno, me dije. El resto me gusto. Pero ya en Die Walkure estos muñecos gigantescos empezaron a adueñarse de la escena y a hacerse protagonistas de la produccion y ahi fue cuando me empezo a dejar de gustar la cosa. Colgaban, subian, bajaban se les presentaba en todas las formas y posiciones posibles incluso retorcidos entre si. Tambian habia unas pequeñas estructuras imitando vagamente la silueta de muñecas tradicionales rusas las cuales asumian diversas funciones y eran adecuadamente movidas de posicion por figurantes o bailarines. Tambien y en cada escena donde el rio era protagonista y se veian a las Hijas del Rin aparecian unas bailarinas de negro cubiertas con unas cuerdas blancas iluminadas por luz negra. Su movimiento insinuaba para mi con acierto el movimiento del agua. Hubo personas alrededor mio a los cuales no les gusto el detalle. Las figuras de los gigantes fueron muy adecuadas, aunque Fafner en su encarnacion dragonesca en Siegfried era incomprensible, apareciendo de lo que era una combinacion de los muñecos gigantes en una formacion muy extraña. El Pajaro del bosque aparecia en escena con un bellisimo vestido inspirado en tradicionales rusos y que insinuaba el ave. Se movia con gracia y agilidad por el escenario. En general todo era muy simple (algunos criticos lo calificaron de barato) y las luces eran en general de colores muy brillantes, y aqui coincidire con el uso del adjetivo de hortera, pero la cosa funcionaba. El vestuario era brillante y en muchos casos inspirado directamente en los tradicionales rusos, aunque uno ha de objetar a ese, como llamarle, sombrero, tocado o lo que sea que llevaba Erda, algo que se extendia mas de un metro a cada lado de su cabeza y mas idonea para colgar la la ropa a secar que para otra cosa, y el ridiculo vestudo de Hagen, que parecia salir directamente del guardarropia de Roberta Peters. Pero al menos no habia objetos extraños que distrajeran de la accion que fue expuesta de una manera sencilla, clara y directa. Uno se imagina que para los habituales del Marinsky este seria su primer Anillo, que no estan muy acostumbrados a este repertorio y lo mejor era no complicarse con lecturas rebuscada. Y en eso salimos ganando. Fue como una bocanada de aire fresco tras las mamarrachadas que se ven hoy en dia en los escenarios del mundo, y no solo en el repertorio wagneriano.

La verdad es que no esperaba mucho de los cantantes. Voces eslavas cantando en una lengua y estilo que les era completamente ajeno hasta hace muy pocos años y en un proyecto que quizas es el mas ambicioso que jamas han llevado a cabo. Y aqui me lleve la sorpresa. No solo fue el nivel general bueno, sino que ademas escuche individualidades que ofrecieron del mejor canto wagneriano que hoy dia se pueda encontrar. Desgraciadamente y seguramente debido a la proximidad de las funciones no hubo consistencia en los repartos de cada rol, y asi se escucharon tres Brunhildes, dos Wotans, dos Siegfrieds e incluso algunos de los roles mas breves cambiaron de artista a lo largo del ciclo.

Das Rheingold (Julio 16, 2007)

Evgeny Nikitin fue un correcto Wotan en Rheingold, ciertamente no impresionante y algo blando. La voz se proyecto bien pero la figura imponente del dios no se materializo plenamente. Estuvo mucho mejor dos dias despues en el Wanderer.

Como Donner Eduard Tsanga no logro proyectar autoridad. No molesto pero fue olvidable.

Muy bueno y con punta el Froh de Yevgeny Akimov. Su voz de tenor se proyecto bien y con mucho caracter.

Una de las dos estrella de este espectaculo sin duda fue Vasily Gorshkov como Loge. La suya es una voz de tenor muy bien colocada e impresionante que corre llenando con facilidad la sala, todo ello enmarcado en un gran artista que compuso un personaje inolvidable. Uno ya se hacia la idea de que seria el Siefried pero acabo cantando el Mime en la segunda jornada del ciclo. .

Svetlava Volkova fue Fricka adecuada aunque uno desea algo mas en un rol tan importante. Su problema fue una carencia de personalidad vocal y artistica.

Tatiana Borodina como Freia se hizo notar en sus no muchas pero muy notables frases. Tenia la caracteristica punta de la voz eslava pero no molesto en absoluto.

Zlata Bulycheva no impresiono como Erda. La suya no es una voz de contralto y carecio autoridad y rotundidad.

Uno nunca ha sido fan de Sergei Leiferkus, que suena horrible en roles italianos e incluso en mas de uno ruso. No me molesto hace un par de años en La Dama de Orleans de la Washington National Opera, pero aqui me quito el sombrero diciendo que su Alberich ha sido memorable. Su voz nasal es idonea para este rol, canto con fuerza, autoridad y rotundidad y creo un gran personaje en la escena. Su maldicion fue para recordar.

Como Mime Andrey Popov tuvo caracter y dio adecuado acento a sus escena, aun sin llegar a las cotas memorables de su hermano enano.

Tanto Vadim Kravets como Fasolt y Gennady Bezzubenkov como Fafner apenas rozaron lo correcto, careciendo de la voz grave y la fuerza asociada con los gigantes.

Las tres Hijas del Rin, Margarita Alaverdian (Woglinde), Irina Vasilieva (Wellgunde) y Nadezhda Serdyuk (Flosshilde) formaron un bello trio de voces que no solo se distinguian individualmente en sus frases en solitario sino que ademas se fundian esplendidamente cantando en conjunto. Ademas se movian muy bien en escena.

Die Walkure (Julio 17, 2007)

August Amonov fue un Siegmund lirico que sin embargo no tuvo problemas en superar la orquesta en un teatro de las dimensiones del Met, llegando al final del primer acto sano y sin fatigas. Su canto carecio de la espectacularidad de los grandes tenores heroicos (no hubo Walse, Walse interminable) pero su prestacion fue entregada, honesta y en estilo. Con la carencia actual de artistas para este repertorio se puede presentar sin problemas como invitado en cualquier teatro o compañia importante.

Gennady Bezzubenkov como Hunding fue uno de los dos puntos realmente bajos de este ciclo. No solo carece de la voz de bajo profundo sino que ademas canto su musica con una total carencia del estilo y del sentido musical. Parecia estar cantando la escena de las apariciones de Boris Godunov.

La Sieglinde de Mlada Khudoley mostro una voz de caracteristicas eslavas pero canto con intensidad y pasion. Su voz corrio sin problemas pero tambien mostro la fragilidad del personaje. Entre sus grandes momentos cabe destacar su gran frase del acto tercero.

Olga Savova aparece en el cartelon de la compañia como una mezzo, but pero ofrecio una Brunhilde poderosa y brillante, con centro jugoso y sin problema en los agudos. Desde luego muy superior a la artista que encarno el rol en Washington el pasado abril y esperamos volver a escucharla pronto La mayoria de sus momentos mas espectaculares los cantaba en altas plataformas hacia la parte de atras del escenario, superando sin embargo la orquesta sin problemas, con gran musicalidad y sentido del estilo. No imagino como debera sonar si la dejaran cantar mas hacia adelante de la escena.

El veterano bajo-baritono Mikhail Kit ofrecio un Wotan de voz no impresionante en cuanto a volumen pero con un fraseo bellisimo y rotuno. Nos transmitio un personaje con autoridad pero oprimido por sus problemas. Pocas veces habia visto un Wotan tan interesante y detallado. .

Svetlana Volkova estuvo algo mejor en la Fricka de Walkure que el dia anterior, pero no sera una de las razones por la cual yo recuerde este anillo.

Las ocho Walkirias cantantes (su numero en escena se aumento con artistas y figurantes que complementaban sus acciones y movimientos) formaron un conjunto solido que junto con Gergiev ofrecieron una brillante cabalgata.Queden sus nombres para el record. Zhanna Dombrovskaya (Gerhilde), Irina Vasilieva (Ortlinde), Natalia Evstafieva (Waltraute), Lyudmila Kanunnikova (Schwertleite), Tatiana Kravtsova (Helmwige), Lyubov Sokolova (Siegrune), Elena Sommer (Grimgerde) y Elena Vitman (Rossweisse).

Siegfried (Julio 18, 2007)

Hay veces en que las reglas sobre clasificaciones, tipologias vocales y requisitos para cantar ciertos papeles se rompen. El exito de Siegfried, segunda jornada del Anillo reside en gran parte en la competencia del artista a cargo del papel titular y su capacidad para llevar a buen puerto un rol que es largo, intenso y exigente. Solo el primer acto ha supuesto un tropezon para muchos grandes artistas, es decir, los que se han atrevido a cantarlo, ya que hay muchos tenores que han cantado y se han dedicado al repertorio wagneriano y similar y o han intentado el papel y lo han abandonado o han rehusado del todo acercarse a el. Sin embargo en este caso tuvimos un artista, Leonid Zakhozhaev, que tiene una voz que se podria asociar mas adecuada para Tamino y sin embargo asumio con exito el rol principal basandose no en el impacto vocal sino en la musicalidad y el sentido artistico. La voz ciertamente no era grande pero paso comodamente sobre la orquesta muy en especial en el largo y exigente primer acto. Llego al final sin señal de fatiga vocal. Añadase que se veia joven y agil sobre la escena y que dio a su personaje, tanto vocalmente como actor, un sentido de frescura. Llego un tanto fatigado al final del duo del tercer acto pero eso tiene menos importancia si consideramos que oimos casi toda la partitura cantada con comodidad y entrega a la musica.

Que podemos decir del Mime de Vasily Gorshkov despues de su impresionante Loge? Que fue un lujo. Un artista completo que muy probablemente hubiera podido cantar el protagonista se ha aqui entregado completamente a este maravilloso papel de caracter. Una pena que Leiferkus no fuera el Alberich esta vez ya que su escena juntos podia haber sido antologica.

Evgeny Nikitin estaba aqui mucho mas centrado en el Wotan Viajante y ofrecio un canto noble e importante que compenso su carencia de una autentica voz negra de baritono.

Victor Chernomortsev fue un Alberich adecuado pero no llego ciertamente a la altura de Leiferkus.

Una vez mas Gennady Bezzubenkov fue un completamente olvidable Fafner en su encarnacion dragoniana.

Zlata Bulycheva estuvo algo mejor en esta Erda aunque quizas porque uno se asombro de su capacidad de movimiento con esa combinacion de colgador de la colada y antena de television que coronaba su cabeza. .

Anastasia Kalagina fue un bellisimo Pajaro del Bosque que aparecia fisicamente sobre el escenario y se movia jugueteando con Siegfried, cantando con con un sonido lleno de vida y brillantez..

Tan pronto como Olga Sergeeva abrio la boca y emitio su primera nota mi reaccion fue la de gritar "Ponla a dormir otra vez!!". La voz es agria y escuchar el duo final fue practicamente una tortura. No se como deberia estar en las otras dos Brunhildes que cantaba en el otro cicle. Junto con Bezzubenkov, los verdaderos puntos negros de este ciclo.

Der Gotterdamerung (Julio 19, 2007)

Como el Siegfried maduro Victor Lutsuk tambien se encontro comodo con su musica, proyectando sin problemas su voz considerable sin llegar a las caracteristicas del tipico heldentenor y sobresaliendo muy en especial en el tercer acto que canto sin ningun tropiezo. Mostro acertado sentido del estilo de la musica que cantaba por lo que su participacion puede considerarse muy positiva.

Evgeny Nikitin tuvo como Gunther su mejor participacion en este Anillo. En conjunto mostro ser un artista seguro y honesto en todos sus roles, aun careciendo de un ultimo punto de personalidad y brillantez para destacar por si solo.

Una vez superada la sorpresa y se acostumbraba uno a su vestido que asocie con Roberta Peters (muchos creyeron de hecho que se trataba de Gutrune hasta que empezo a cantar), Mikhail Petrenko fue un Gunther solido si bien carecia de la voz profunda que uno desea en este papel.

Edem Umerov fue el mas flojo de los tres Alberich de este ciclo.

Larisa Gogolevskaya fue la sorpresa de la noche. Su voz rica y poderosa ofrecio una Brunhilde espectacular que solo al final mostro una ligera señal de cansancio. Su personaje encarnado con intensidad y cantado de la manera clasica. Nunca se reservo a lo largo de la noche y fue merecidamente ovacionada al final.

Como Gutrune Valeria Stenkina canto su musica con personalidad propia. La voz tiene caracteristicas eslavas pero su sentido de la musicalidad impidio que eso fuera un problema. a problem.

Olga Savova volvio ahora en su cuerda de mezzo en una Waltraute brillantisima y muy intensa. Toda su escena con Brunhilde cortaba la respiracion y fue ciertamente uno de los momentos magicos de la velada. Una artista a vigilar.

Alaverdian y Vasilieva repitieron como Hijas del Rin mientras que Flosshilde fue esta vez Elena Sommer. Todo lo dicho en Das Rheingold puede repetirse aqui.

Finalmente, las tres Nornas fueron Elena Vitman, Lia Shevtsova y Tatiana Kratsova que dieron fuerza y adecuados acentos a su narracion en el prologo.



HAPPY LISTENING / FELIZ ESCUCHA /FELICE ASCOLTO / FELIÇ ASCOLTAR
Luis Angel Catoni
barbiere@bellsouth.net
Ho da fare un dramma buffo e non trovo l'argomento.