Samson et Dalila (Saint-Saens). Florida Grand Opera April 2007

por Luis Angel Catoni

 

Tras haber durante años escrito cronicas operisticas para medios profesionales, desde hace varios años he estado escribiendo estos comentarios para varios grupos y foros del Internet tanto en ingles como en español y para una larga lista de amistades que en general me devuelven sus comentarios positivos. Lo hago de motu propio y nadie me obliga a ello. Normalmente es una experiencia positiva ya que me da la oportunidad de evaluar con una subjetiva objetividad :-) una experiencia que por otro lado se podria quedar en lo puramente emocional. Durante estos años esta tarea autoimpuesta me ha dado placer.

Sin embargo esta evaluacion de Samson et Dalila tal como ha sido presentada por Florida Grand Opera este mes pasado es algo que no sera placentero, y he esperado a hacerlo (incluso he adelantado mis comentarios al estreno de Anna Karenina que tuvo lugar hace tan solo una semana) meditando y pensando los terminos a utilizar para no sonar vicioso ni destructivo.  Tengo tres abonos a FGO asi que normalmente veo cada espectaculo tres veces. Segun me gusten mas o menos a veces cambio alguna entrada de uno para otro e incluso a veces acabo comprando entradas adicionales para repetirlos varias veces (caso de La Sonnambula que vi seis veces y me perdi una septima pues estaba el teatro agotado y no consegui entrada). Este Samson se estrenaba en Fort Lauderdale asi que me hice de  una cuarta entrada para esa funcion, y esperaba añadir alguna mas a las tres de Miami.  Tras el estreno en Fort Lauderdale no me quedaron ganas para las tres que tenia en Miami, y solo asisti a ellas pues ya tenia compromisos previos con amistades.

Cuando se anuncio este Samson et Dalila tenia un reparto espectacular y una gran produccion de la Opera de San Francisco (la del video con Verrett y Domingo). Sobre el papel la mancha negra era la presencia de Stewart Robertson en el podio. Fue, en efecto, una mancha negra, pero no la unica.

 La produccion es si (decorados y vestuario) fue espectacular y bella. El por que una vez mas Sandra Bernhard fue invitada por FGO y mas aun a dirigir una produccion como esta es algo que se me escapa dados los resultados de sus visitas anteriores a Miami. El espectaculo estuvo mal planteado y peor dirigido. El por que los directores insisten en presentar las primeras escenas tras una gasa que luego se levanta es algo que tampoco comprendo. La primera aparicion de Dalila debe ser algo asi como la de la supervedette en una revista, con todo preparando su entrada  y toda la atencion concentrada en ella, la gran seductora usando todas sus armas. Lo que se vio no fue nada cercano a eso. El planteo y el uso de la tienda de campaña en el segundo acto fue bastante confuso. Y la Bacanal. A la coreografia le falto caracter. Pero no solo eso. En ese momento TODO y TODOS deben estar creando una escena de excesos de comida, bebida y sexo. Durante el baile el coro se limitaba a intentar tocar a los bailarines para al final lanzarse todos freneticos en unso movimientos que eran una mezcla de lambada, rumba y Dios sabe que mas que se convirtio en una de las ridiculeces mas grandes que he visto en un escenario (acerdandose mucho a aquella entrada de las coristas listas para practicar esgrima en la Semiramide liceista hace dos años). Para acabarlo de arreglar el derrumbe final no estaba bien cronometrado, con el ultimo telon con los restos del templo cayendo tarde y muy lentamente. Y eso sucedio en todas las funciones que vi. La Sra. Bernhard no ha hecho meritos para regresar y desde luego no es bienvenida otra vez.

Y Robertson. FGO debe reunir a su junta a sus directores y personal y darle a Robertson una fiesta de despedida para agradecerle los servicios prestados (los que sean) todos estos años y enviarlo a su casa a Escocia para que se haga cargo de su festival de musica alla. Si FGO quiere progresar artisticamente tiene que buscar a otra persona. Me esperaba una vuelta a la realidad habitual tras las direcciones de Cavallaro y Bonynge en las ultimas dos operas. Pero nunca, nunca hubiera sospechado esto. Este es, en mi opinion, el peor tarbajo de Robertson aqui desde su debut hara unos diez años con Il Trovatore. Quizas estaba muy ocupado con Anna Karenina, quizas demasiados ensayos se dedicaron al estreno mundial y demasiados pocos a este Samson et Dalila. La orquestra toco muy mal y ademas habia toda carencia de encanto, de estilo, de la SENSUALIDAD que casi llega a la pornografia que se requiere en esta opera. El cuatrillo caracteristico que domina el segundo acto debe formar una onda de sonido que estimula y sugiere sensualidad. En vez de eso la primera de nota de cada uno era machacada, martillada. Eso por no mencionar las maderas en la escena de Abimelech o los muchas veces obsesivos contrabajos en el primer acto. No habia equilibrio ni distincion de familias y texturas. En Samson et Dalila debe haber una gran dosis de sensualidad que se contrapone al caracter religioso de las primeras escenas. En la primera aria de Dalila la sensualidad seductora ha de dominar, mientras en la segunda ha de haber franco erotismo bordeando la pornografia. Todo ello falto. Y ademas todo era lento y pesado, con carencia de nervio o tension dramatica. No hay excusa para que uno se aburra en Samson et Dalila y eso fue lo que sucedio.

Los cantantes. Para los dos papeles principales FGO se hizo con dos nombres que estan cantando papeles protagonistas, incluidos estos, en los principales escenarios del mundo. Pero solo el tenor Jon Villars cumplio en parte con las espectativas en el puestas. Y digo en parte porque habia un evidente problema en el registro agudo, en especial con el que cierra la obra, cosa por otra parte no poco frecuente en interpretes de este rol (recuerdo a Vickers haber fallado estrepitosamente esa nota asi como Domingo en una transmision desde el Met). La de Villars es una voz grande, no clasicamente bella pero usada con gran musicalidad y, sobre todo, entrega, encarnando a un Samson muy completo en todas sus facetas. Especialmente brillante fue para mi la escena de la muela que canto con garn devocion. Un artista interesante al que nos gustaria ver otra vez.

Denyce Graves. Voz esplendida, bella, amplia y homogenea de mezzo-soprano. Pero Dalila no existio. Sabemos que Dalila no esta enamorada, pero ha de ser seductora, sexy, atractiva y magnetica. Esta Dalila estaba siempre enfadada. No habia sensualidad, modulacion en la voz, no hubo sfumature, medias voces ni uso del legato para crear erotismo. Y esa risa histerica al final de "Amour, viens aider" estaba totalmente fuera de lugar. He aqui un ejemplo de una gran voz que hasta el momento no me ha convencido ni en su Carmen del Met el año pasado ni en esta Dalila. Una pena.

El baritono Jeffrey Kneebone habia estado anunciado para el Gran Sacerdote de Dagon pero desgraciadamente fallecio victima de cancer el pasado agosto. Fue su sustituto Jason Stearns quien dio una presentacion muy satisfactoria del rol. Uno hubiera deseado un poco mas de volumen, pues su voz tiene mucho caracter y canto con grandisima autoridad. Uno de los puntos altos (de los pocos) de estas funciones.

Brian Jauhiainen fue un buen Abimelech, mientras uno se pregunta por que un papel tan bello a pesar de su breverdad como el del Viejo Hebreo fue otorgado a  Stefan Szkafarowsky, que fue incapaz de darle relieve a las bellas frases que tiene el personaje. Es que no hay cantantes jovenes esperando una oportunidad? Los Artistas Jovenes de FGO se hicieron cargo con eficiencia de los roles secundarios.



HAPPY LISTENING / FELIZ ESCUCHA /FELICE ASCOLTO / FELIÇ ASCOLTAR
Luis Angel Catoni
barbiere@bellsouth.net
Ho da fare un dramma buffo e non trovo l'argomento.