Manon Lescaut (Puccini). Florida Grand Opera. Centro de Artes Escenicas de Miami, 27 de enero de 2007

por Luis Angel Catoni

 

Confieso que no esperaba mucho de esta funcion ya que las referencias que tenia de los dos protagonistas no eran exactamente brillantes. Me enviaron uan grabacion de Sylvie Valayre en Lady Macbeth del pasado año con Nucci y, a pesar de que en ese rol se aceptan hasta cierto punto ciertas irregularidades vocales, esta muy deficiente. El tenor, Hugh Smith, llega a Miami fresquecito de hacer el mismo rol en el Liceu de Barcelona donde fue fuertemente abucheado. Pero al final me encontre disfrutando mucho la funcion que, de no haber sido por Smith, que estuvo absolutamente nefasto, hubiera pasado a mi historia particular como una de las mejores que he visto de esta obra.

Los primeros meritos deben ir hacia el director Angelo Cavallaro. Donde se estaba escondiendo este hombre? No pude encontrar mucha informacion sobre el. Un par de grabaciones de obras desconocidas para sellos menores en Italia, director musical por diez años de un teatro de superprovincias en  Italia (Jesi) y, segun operabase, su unico compromiso este año es esta Manon Lescaut en la Florida. No muy prometedor, como poco. Pero cuando dio su primer ataque la orquesta sono fuerte, brillante, con todas las partes en su punto justo en la textura orquestal. Una belleza, considerando la orquesta de que hablamos, que parecia completamente diferente a la que hasta ahora hemos oido este año en el foso del nuevo teatro. Pero unos momentos despues ocurrio otro milagro. Subio el telon, empezaron a cantar... y el volumen orquestal sin perder calidad se redujo a menos de la mitad para no tapar a los que cantaban desde el escenario. Bravo! Varias veces durante la funcion me dedique a mirarle y su gesto es muy claro y elocuente en lo que el quiere, en lo que el, y la musica, necesita. Asi funciono toda la obra, contrastando los pasajes mas ligeros y brillantes con los mas liricos y los definitivamente dramaticos. El Intermezzo tuvo gran intensidad lirica con el toque necesario de patetismo, el concertante del tercer acto fue perfectamente construido y el ultimo acto estuvo impregnado de una magia tragica. Bravissimo, y un  perfecto ejemplo de como un conjunto de segunda categoria como es el que actualmente ocupa el foso de FGO puede brillar en las manos de un director que sepa de que va la musica que esta dirigiendo. Por cierto, encontre informacion sobre otro Angelo Cavallaro, al parecer un conocido cantante ligero en Italia. Quizas su hijo?

 El coro de  FGO, bajo la direccion de Douglas Kinney Frost, se ha convertido en un pequeño tesoro. Cantan con musicalidad, entrega, estilo y cuasi perfecto ensamblaje. Y ademas estan totalmente dedicados a sus partes en la accion. Bravo! La compañia esta muy bien encaminada en este sentido.

 La produccion fue la misma que vi hace dos años en Palm Beach con decorados de Michel Beaulac y Bernard Uzan, vestuario de Beaulac y dirigida por Uzan. Es una delicia! Bellamente diseñada, iluminada y realizada es muy realistica y llena de multitud de detalles. El primer acto esta lleno de vida. Quizas Uzan exagero un tanto la critica a la alta sociedad parisina que visita a Manon en el segundo acto presentando un desfile de personajes cuasi felliniano, pero el punto es valido. El unico problema del tercer acto es que a Manon se la permite estar con des Grieux en el concertante mientras a las demas "chicas" se las apelotona delante de todos, y Manon es la unica que se salva de que le corten el pelo. Los tres unicos puntos con que no estoy de acuerdo en la produccion es esa bajada de luces para ciertas escenas. Concretamente me parecio ridiculo oscurecer el escenario y enfocar dos cañones sobre los protagonistas mientras los demas siguen moviendose a camara lenta durante el primer duettino. tampoco me gusto que le hicieran cambio de sexo al Musico. Es un rol travesti, pero aqui se lo presento como una mujer. Y ya sabemos que no existe tal cosa como el desierto de Louisiana cerca de Nueva Orleans, pero por una vez juguemos a la fantasia de la Opera y presentemos un escenario arido, asfixiante con un sol agobiante y ardiente. Este paisaje, si, desolado y arido pero con tanta niebla nos aseguraba que deberia haber agua no muy lejos. Con todo fue una gran produccion que funciono muy bien. La artista en el papel principal hizo el resto.

Los comprimarios estuvieron muy adecuados. David Portillo fue un solido Farolero mientras que Liam Moran y Jason Hernandez hicieron un buen trabajo como el Sargento de Armas y el Capitan, respectivamente. Michael Testa fue un eficiente Sargeto de Policia. Corey Crider sono bien como el Posadero.

Una vez mas Douglas Perry reino como supremo tenor de caracter en su magnifica creacion del Maestro de Baile. La voz de  Katherine Calcamuggio fue mas que adecuada para el Musico y el conjunto que la acompaño sono muy bien. La voz de  Joseph Michael Muir
fue un tanto pequeña para el Edmondo, problema frecuente con este papel.

Donato di Stefano fue un Geronte ejemplar encontrando el equilibrio justo ente el toque aristocratico y el de viejo verde. Vocalmente tenia mas que suficiente para su cometido.

David Kempster fue un Lescaut poco satisfactorio. Vocalmente insuficiente, tampoco pudo lograr entrar en su personaje, Este papel no tiene grandes complicaciones vocales, pero hay que encontrar el gran artista que se meta en el y viva bajo su piel. Nada de esto sucedio. Y porque el rol no tiene grandes dificultades vocales no se noto mucho, pero su voz era casi tan  deficiente como la del tenor.

Hugh Smith. Comprendo por que en Barcelona lo abuchearon fuertemente. El instrumento en si es de calidad, pero pesimamente usado. Uno podria aceptar esas notas agudas empujadas y forzadas sin pasar la voz si a cambio ofreciera un fraseo interesante y de calidad para compensar, como ocurria con  Giuseppe di Stefano. Pero no, su italiano es horrible, y a ratos ladra, a ratos maulla y a ratos cacarea sus lineas. Solo en estos terminos se puede describir su canto. No hubo ni un solo momento en toda la noche que se pudiera salvar. Huelga decir que el personaje no existio.

Y Sylvie Valayre. La suya no es una voz bella y a veces pierde el control (como ocurrio en un momento de "In quelle trine morbide"). Pero se nos revelo como una gran artista y una esplendida Manon Lescaut, en caracter desde el principio, calentandose a lo largo de la noche para ofrecer un tercer y cuarto acto llenos de emocion suprema. Frasea estupendamente y si bien sus pianissimos no tienen la calidad eterea de otras cantantes encajaban perfectamente en lo que hacia. He visto grandes artistas en el rol (Zeani, Dimitrova, Kabaivanska, Caballe, Soviero, Dessi) y Valayre brilla con luz propia entre ellas. Acabe gritandole bravos a ella y al Maestro Cavallaro.

HAPPY LISTENING / FELIZ ESCUCHA /FELICE ASCOLTO / FELIÇ ASCOLTAR
Luis Angel Catoni
barbiere@bellsouth.net
Ho da fare un dramma buffo e non trovo l'argomento.